YOGAYOGA

En yoga se utiliza todo el conjunto de posibilidades que tiene el cuerpo humano para trascender los límites que nos impone la inercia de la vida cotidiana.

El hatha yoga utiliza el cuerpo porque es la base material, es el instrumento más próximo que tenemos y el que  hemos de utilizar para llegar al equilibrio psicofísico. Esta técnica milenaria, de gran efectividad, está al servicio del desarrollo personal y requiere un aprendizaje y continua práctica.

Hata yoga fue originalmente una enseñanza de la liberación o moksha-sastra, sirvió un propósito espiritual. La auto-realización fue el objetivo de todas las formas y ramas del yoga tradicionales; consistía en despertar la propia identidad esencial y la conciencia.

Estar quieto, sin ningún movimiento durante un largo rato, sin esfuerzo, es un asana.

Todos los seres humanos tenemos un mundo propio de sensibilidad, sentimientos y emociones que situamos de una forma muy definida en nuestra estructura corporal. Esculpimos el cuerpo a base de nuestros conflictos y alegrías tensando o contrayendo determinados músculos en función de la propia individualidad. No todo el mundo tiene el mismo tipo de espalda, ni sus curvaturas son iguales en todos los casos. Tampoco la posición de las rodillas, de los pies o de la cabeza es la misma para todos. Cada persona es diferente en la forma de traducir su mundo, su historia personal y sus emociones a los músculos y, por tanto, es también distinta en la forma de rotación y posición de las vértebras y los huesos.

Con esta filosofía practicamos yoga en el Shanti, entendiendo que no es el cuerpo el que se adapta a la postura, si no que adaptaremos la práctica a nuestro cuerpo, respetándolo. Proponemos una técnica de lectura y aplicación para mejorar la realización del asana, así como el conocimiento básico para entender el porqué de la práctica de unos ejercicios u otros, en función de la ya mencionada configuración anatómica individual.

yoga2
yoga3
yoga4

MEDITACIÓN

La meditación no es ningún sistema de creencias que deba seguirse. Se trata de abrir una perspectiva nueva que esté profundamente asentada en la calma y la serenidad de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Es una técnica que sigue tres pasos:

  • Relajación.
  • Apertura a una realidad más allá de las implicaciones del intelecto.
  • Vivir el presente como la experiencia de la auténtica naturaleza de la mente.

Cuando tomamos el asiento único de nuestro cojín de meditación, nos convertimos en uno mismo con nuestro monasterio. Creamos el espacio compasivo que permite que surjan todas las cosas: penas, soledad, vergüenza, deseo, lamento, frustración, felicidad.

ALMADOS

(de Shanti)

Qué agradable dejarse caer, dices, digo, sorbiendo a poquitos las migas que vas dejando junto al pozo para que rebosen de conciencia las alas de las golondrinas que cada primavera vuelven para anidar a tu sombra, sedientas de alma.

Por ti, amo ese silencio que no es ausencia de ruido, sino un modo de caminar.

Tu voz habla todas las lenguas, dices, digo, y desde entonces, cuántos pueden escuchar en las palmas de sus manos latir el corazón del mundo.

Qué seductor conjugar juntos el verbo almar siempre en presente, transitar la noche oscura sin tropiezo, explorar la pena sin tener que visitar a diario la ciudad de los muertos, conectar el corazón con lo inhumano cultivando semillas de compasión en las macetas de la ventana.

Un instante eterno colgado del tiempo en la sala de los espejos, que por la noche acechan los lobos que aflora el miedo.

Vive mientras tu alma no olvide la respiración sobre la mesita de noche, dices.

Vive mientras los frutos de la tierra llenen a rebosar la despensa de tu memoria.

Disfruta cada día un delicioso menú de sanaciones al vapor sin ralladura de ningún tipo.

Quedan perros escondidos dentro de mí, ya lo sé, a veces ladran en las tardes inmóviles.

El vacío que llena mi mente me llama por mi nombre, aunque a veces no sé qué responder.

Clases: Hatha Yoga, Rocket Asthanga Yoga; Meditación.